MENTALIDAD EN EL CUERPO TÉCNICO


En la actualidad, existe en el fútbol un aumento considerable en el número de profesionales que integran el cuerpo técnico, así como también un numeroso personal de planta en los clubes más organizados. Definitivamente, entre más elementos conformen el cuerpo técnico es mejor, pues tendremos más ojos y más mano de obra con la cual trabajar dentro y fuera del campo, pues en teoría, menos detalles se nos escaparía; sin embargo, mientras más personas hay, gestionar es la clave para sacarle el máximo rendimiento al trabajo en equipo. 

Es por ello que, más allá de que tus obligaciones sean las de planificar tareas y contenidos para el entrenamiento diario, es imprescindible conocer en profundidad el contexto del equipo para mantener una línea de comunicación constante y un intercambio de información relevante para el rendimiento del mismo. Por ende, debemos no solo enfocarnos en desarrollar y prepararnos en conocimiento teórico y técnico de nuestra profesión dentro del cuerpo técnico, sino también desarrollar la mentalidad, potenciar las habilidades comunicacionales y desarrollar un liderazgo óptimo acorde a un nivel de responsabilidad dentro de ese gran equipo de trabajo que termina convirtiéndose en una familia. 

Cabe destacar que todas las directrices de trabajo, gestión, manejo y liderazgo son emitidas por el Director Técnico (DT) y cada uno de los integrantes de este conglomerado de profesionales, son quienes las disponen en su área específica, buscando siempre mantener un equilibrio entre el conocimiento, experiencia y capacidades para realizar el trabajo. Por consiguiente, valores como la lealtad y la confianza deben fortalecerse dentro del cuerpo técnico, aunque este último requiera tiempo y un trabajo constante. 

Ahora, en ese espacio de trabajo, bien sea que labores como asistente técnico, ayudante de campo, preparador físico o de porteros, es necesario ser consciente de influir positivamente en las personas con quienes se trabaja, sin importar si son estos jugadores, cuerpo técnico o hasta el mismo Staff de planta (Médicos, fisioterapeutas, readaptadores, analistas de rendimiento, nutricionistas, utileros, cancheros). Dejar a un lado tu carátula y el disfraz del cargo que desempeñas ayudará a cultivar y aflorar a la persona interior, por tanto, puedes llegar a ser muy buen profesional, pero si estás en conflicto, no vas a conocer realmente a los demás; en segundo va a ser difícil que consigas sacar el máximo rendimiento de cada uno de ellos para alcanzar el objetivo que se haya planteado como equipo de trabajo. 

Se trata entonces de no descuidar las relaciones personales cuando trabajamos en un CT, debido a que esto nos permitirá ser mejores y, por ende, un destacado profesional. Cualquiera que sea tu puesto dentro del CT es importante que definas concretamente cuál es el rol que quieres asumir y el impacto que deseas tener. Solo vas a ser exitoso si te apasiona lo que haces.

La mentalidad como elemento necesario

La mentalidad es una de las claves para tu gestión diaria como parte del cuerpo técnico del club en el que estés trabajando, sea este profesional o de categorías menores. 

Es por ello que la psicóloga Carol Dweck menciona el mindset como “la mentalidad de lo posible” Es decir, creer que se puede mejorar alguna situación en nuestra vida a través de la mentalidad que tenemos sobre ella. El mindset es una parte fundamental del día a día, como lo es también el bodyset que hace referencia a la corporalidad que asumimos de manera congruente con dicha mentalidad. Puede mencionarse que, aunque haya diferencias en las situaciones comunicacionales, es decir, hables con el presidente o cualquier otra persona de su equipo, siempre deberá equilibrar el mindset con el bodyset, ya que solo así podrá aumentar su confianza y a la vez reflejar corporalmente esa actitud de liderazgo para dominar futuros escenarios.

Por lo general, solo nos enfocamos en organizar y planificar el aspecto condicional del equipo, así como disminuir el riesgo lesional de los jugadores, pero cuántas veces nos enfocamos en la MENTALIDAD que debemos tener dentro del cuerpo técnico, pocas.  De esta manera, cuando llegan situaciones donde tienes que afianzar tu mentalidad competitiva y competente, ya sea por un problema con un jugador, algún integrante del cuerpo técnico, fanático u obstáculo personal, generalmente se termina frustrado o sin las herramientas necesarias para solucionar la situación y avanzar para conseguir el objetivo. 

Del mismo modo, cuando se presentan estas dificultades se tiende a poner excusas, se culpa a los demás cayendo en una actitud de “no es mi culpa y no me importa lo que las otras personas piensen”. En otras ocasiones también se hace que el ambiente laboral se note pesado para todos y cueste avanzar como equipo de trabajo.

Por tal motivo, siempre debemos manejar los retos y problemas de forma más eficiente, más proactiva, sin colocar excusas y buscando siempre crecer, avanzar en pro de convertirte en el profesional que deseas ser. En ese sentido, es importante desarrollar la mentalidad como base fundamental y a partir de ahí cimentar los conocimientos y aplicaciones prácticas de la profesión. La mentalidad en todos los aspectos de nuestra vida es CLAVE para ser más inteligente en la manera de pensar y de actuar no solo en el campo de juego, sino fuera de ella, en tu vida personal. 

Potenciadores de la mentalidad: 

1. Formación continúa

La gente exitosa investiga y se capacita continuamente a través de cursos, maestrías, lecturas, experiencias para estar actualizados.  Todo el conocimiento que adquieras te puede formar como una persona con un talento único.

2. Relaciones

Teje a lo largo de tu carrera una red de relaciones sólidas, tanto personales como profesionales.  Hoy en día es más fácil, con la tecnología puedes vincular las redes sociales para establecer diferentes conexiones.

3. Metas

Para ser un triunfador tienes que cubrir metas a corto y largo plazo. El entusiasmo y la pasión que pongas en tu profesión es fundamental en un mundo global, requieres de claridad, confianza, coraje, visión y compromiso. En la parte técnica: conocimientos, habilidades y una dedicación al aprendizaje continuo para desarrollar habilidades de liderazgo.

4. Compromiso

Para ser exitoso se requiere compromiso. Primero es importante que creas que tienes la capacidad de mover tu vida, aun cuando te enfrentes a épocas de crisis o de incertidumbre. Esto requiere de carácter y toma de riesgos.

5. Disposición

Para crecer como un profesional con éxito tenemos que estar abiertos a las oportunidades que muchas veces se presenta, fuera de nuestra zona de confort, en otra ciudad o inclusive en otro país.  Si tienes muchos apegos te va a ser difícil crecer dentro de esos contextos.

COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN